C.A.B.A, miércoles, 16 de agosto de 2017 12:27:03

El secreto de la Patagonia

Novela histórica – 176 págs.

Género :
Lanzamiento : 07 / 2016
Autor : Jorge Fouga
ISBN :

Durante la primera Cruzada (1096–1099) se llevó a cabo la toma de Jerusalén. Como consecuencia de ello se produjo una gran afluencia de peregrinos a Tierra Santa, que se vieron amenazados en los peligrosos caminos que conducían a ella. Para custodiar a estos peregrinos y proteger los caminos surgió la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, constituyéndose en un ejército del papa, llegando a ser la orden militar más poderosa de Europa. Los Templarios, como fueron llamados los miembros de esta Orden a partir del momento que habitaron las ruinas del antiguo Templo de Salomón, que les fueran cedidas por el rey Balduino II, comenzaron a profundizar sus conocimientos relativos a la espiritualidad del hombre, teniendo un gran respeto por las distintas creencias de los pueblos con los que interactuaban. Con el tiempo empezaron a dudar de los fines que dieron lugar a la creación de la Orden del Temple, pues se contraponían con las enseñanzas de Jesús, monjes soldados combinando religión y guerra no tenía mucho sentido y comenzaron a replantearse su propia existencia. Con mapas recopilados en distintos sitios y completados por sus propios cartógrafos, los Templarios habían logrado extender sus redes comerciales atravesando el mar rumbo al oeste de Europa, para comerciar con pueblos que habitaban territorios no conocidos, salvo por algunos navegantes del norte de Europa que ya comerciaban con ellos y otros de oriente que también lo habían hecho desde tiempos remotos. El dominio de los mares y el conocimiento que fueron adquiriendo del mundo los llevaron a lograr un gran poderío y desarrollo económico, llegando a dominar las economías de los reinos. Fueron haciéndose muy poderosos y económicamente muy fuertes. Esto provocó la envidia de los reyes que habían contraído con ellos grandes deudas, como el caso de Felipe IV, el Hermoso, rey de Francia que impulsó la eliminación de la Orden con el papa Clemente V. El procesamiento y persecución de los Templarios en Francia, cuyas redadas fueron ordenadas en 1307 por Felipe IV, se originó por la envidia de éste al enorme poder que habían adquirido. La iglesia los proscribió y los destruyó por completo, confiscándoles todas sus pertenencias. Esto fue lo que los impulsó a esconder todo aquello que pudieron rescatar y poner a resguardo de las ambiciones del rey de Francia y de la iglesia, que pretendían quedarse con todas sus propiedades y riquezas. Una vez eliminados en 1312, todo rastro de los Templarios fue destruido para borrar los vestigios de su existencia y evitar que alguien procurara encontrar los tesoros escondidos por ellos. Buscando refugio, se fueron con rumbo desconocido llevándose reliquias sagradas y poniendo a resguardo los tesoros tan ambicionados y apetecidos.